Damas de Honor

http://lamodaatualcance.com/wp-content/uploads/199354720976230259_obyTTebC_f.jpg

Significado de las damas de honor

Las damas de honor forman una bella institución en una boda, ya sea aquí o en cualquier otro lugar del mundo, pues este componente del cortejo nupcial ha estado presente en todos los países desde que se tiene constancia de los enlaces nupciales.

La idea que tenemos en España de las damas de honor es la de dos o varias mujeres jóvenes que acompañan a la novia en su recorrido en el cortejo nupcial hasta el altar. El cortejo comienza cuando los novios salen de su casa camino hacia la Iglesia o espacio donde vaya a tener lugar la ceremonia. Las damas de honor acompañan a la novia durante todo el cortejo, desde que sube al coche, momento en el que la ayudan en este trabajo, hasta que se acerca al altar, donde la acicalarán en todo momento la cola del vestido, el velo y todos los elementos que puedan verse malogrados. Son una especie de doncellas o de la novia.

En otros países, las damas de honor adquieren un cargo más importante en la boda que en España, viéndose, por ello, multiplicado el número de chicas. Las damas de honor no sólo tienen allá la misión de arreglar el vestido de la novia, sino además de ayudarla en vestirla, preparar la boda y llevar la colocación de los invitados en la Iglesia y en banquete.

 

El origen de las damas de honor

El origen de las damas de honor se remonta también a tiempos primitivos, cuando existía la sañuda costumbre del matrimonio por rapto. Este procedimiento consistía en capturar a la novia, aun salvando los obstáculos y resistencias que ponía tanto la novia como su familia. Las damas de honor no son más que una alegoría a los guardianes de la novia ante su rapto, o sea, sus protectoras o madrinas. Por esta razón, las damas de honor siguen el paso de la novia hacia el altar, para ampararla en todo momento. A las damas de honor también se las denomina madrinas de honor, por su carácter de protector (recordemos a la hada madrina de Cenicienta).

Las damas de honor han existido en todas las culturas del mundo, incluso en Japón, tan distante de las costumbres del mundo occidental. Aquí, el casamiento tradicional es así: la novia se dirige hacia la casa de la familia del novio acompañada de su cortejo nupcial. Una vez en casa del novio, entra custodiada con dos amigas de la infancia que interceden en la parte de la novia. A estas madrinas de la novia se las conoce allí como mariposas (chou).


En lo referente a la elección de las damas de honor, lo habitual es seleccionarlas entre las hermanas o primas de la novia o, en su defecto, entre las amigas de la novia. Deben ser jóvenes, no rebasando lo cuarenta años. Del mismo modo, tampoco resulta adecuado que una novia entrada en años disponga de damas de honor.

Tradicionalmente, la novia era la que escogía la indumentaria o las telas para encargar la confección del vestido de sus damas de honor, para que su atuendo  fuera en consonancia con el estilo de la boda.  Común también era el que esta corte fuera vestida de blanco.

Actualmente, muchas de estas usanzas han cambiado y hay total libertad para que las damas de honor elijan su vestido, aunque lo normal es el vestido largo de color único, a conjunto con un pequeño ramo de flores.

Soy una apasionada del arte y del mundo de la moda.
Si les gusta esta página agradezco que la compartan con sus amigos, haciéndose FANS de ella y de esta manera haremos crecer esta comunidad, ya que la moda esta al alcance de todos !!!

Facebook Twitter Google+  




There are no comments

Add yours